Todos tenemos un obscuro y profundo secreto, mas que nada por pena al juicio y miedo a la condena de los demás. En esta idea se basó Candy Chang y creó una oportunidad  para (anónimamente) sacar esa cosa a la luz, compartirla con extraños y hacer conciencia de que todos escondemos algo. Hay que compartir.